Viernes 14 Diciembre 2018


La práctica del montañismo cuando se desarrolla en coincidencia con la actividad cinegética

Share Button

La actividad del Montañismo, por el terreno donde se desenvuelve, es coincidente con otras modalidades con el mismo carácter deportivo y/o recreativo como bien pudieran ser la Bicicleta de Montaña y la Cacería. Dado que compartimos el mismo terreno de juego, no se está exento de entrar en momentos determinados con algún tipo de interferencia generando con ello situaciones de conflictividad. En este sentido, quisiera el presente documento desgranar las posibles responsabilidades y medidas a tener en cuenta en la práctica del montañismo cuando sea coincidente con la actividad cinegética.
Como marco normativo de referencia nos tendremos que centrar en la Ley 8/2003, de 28 de octubre, de la Flora y la Fauna silvestres y al Decreto 126/2017, de 25 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Ordenación de la Caza en Andalucía, en especial este último por tener un mayor desarrollo.
La situación que para nada es descartable, es el ejercicio de nuestra actividad cuando recorremos un sendero, accedemos a un barranco o practicamos la escalada en zonas muy próximas a donde se desarrolla una actividad cinegética.
En primer lugar, cuando planifiquemos nuestra salida a la montaña y teniendo constancia que discurrimos por terrenos donde se constata el ejercicio de la cacería, no está de más consultar la Orden General de Vedas, la página web de la CMOT tiene un enlace directo, ya que en ella se hace constar las especies y periodos hábiles en las que podrá practicarse. Sobre la señalización de los terrenos de caza deberá efectuarse en todas las vías transitables de acceso al terreno cinegético, así como a lo largo de todo el perímetro externo del mismo. Un aspecto importante es que cuando los terrenos pierdan la condición cinegética la persona o entidad titular del aprovechamiento deberá retirar la señalización una vez haya resolución administrativa en el plazo de un mes máximo.------------0-0-0-0-0-0-0-0-0-0--------------0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0.0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-----0-0-0-0-0-0-0-0--0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-000000000000000000000000000000000002
Sobre la práctica de la caza intensiva, los que tienen como fin prioritario el ejercicio de la caza mediante sueltas periódicas de piezas de caza menor o mediante repoblaciones, queda prohibida su práctica en: La Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía o hábitats de interés comunitario, en terrenos cinegéticos que incluyan determinados usos que resulten contrarios con la práctica intensiva de la caza, tales como vías pecuarias, senderos de uso público, vías de comunicación, zonas habitadas, recreativas o de acampada, terrenos de titularidad de la Comunidad Autónoma de Andalucía, y en los que sean incompatibles con el Patrimonio Histórico, así como en los cotos cuya gestión haya supuesto una progresiva merma en la capacidad potencial de sus hábitats o estado de las poblaciones cinegéticas.
En cuanto a la responsabilidad por daños, toda persona cazadora será responsable de los daños causados con motivo del ejercicio de la caza, siendo dicha responsabilidad solidaria por las personas que integren la partida de caza cuando no sea posible determinar el grado de participación de las personas que hubiesen intervenido, y subsidiariamente de la persona titular del coto de caza u organizadora de la partida de caza.
El procedimiento a seguir para la caza mayor será la contemplada en el "plan técnico de caza", documento de planificación para la gestión del coto, debiendo comunicar previamente cada actividad a la Delegación Provincial de la CMAOT. Dicha comunicación deberá presentarse en modelo oficial con una antelación mínima de quince días hábiles a la fecha de celebración, y una vez entrada en vigor la normativa por la que se publican las vedas y periodos hábiles. En cualquier caso, y por motivos de seguridad, deberán informar con una antelación mínima de dos días naturales la celebración de monterías, ganchos, batidas y batidas de gestión al puesto de la Guardia Civil de la demarcación de que se trate, recurso este último que podemos hacer uso, llegado el caso, si transitamos, por ejemplo, por senderos que no precisan de autorización previa.
En cuanto a la seguridad de las personas y protección de bienes, se establecen las zonas de seguridad, considerándose como aquellas donde deben adoptarse medidas precautorias especiales, con el objeto de garantizar la integridad física y la esfera de libertad de las personas y sus bienes, quedando prohibido con carácter general el uso de armas de fuego, arcos y ballestas en:
a) Las vías pecuarias, caminos de uso público, carreteras y vía férreas.
b) Las aguas de dominio público, sus cauces y márgenes, así como el dominio público marítimo-terrestre.
c) Los núcleos urbanos y rurales, así como los invernaderos.
d) Las zonas habitadas, recreativas o de acampada y sus proximidades.
e) Cualquier otro lugar o zona que sea expresamente declarada por la Dirección General competente en materia de caza que así se estime oportuno.
Resaltar que los planes técnicos de caza de los terrenos cinegéticos, deberán recoger la delimitación de las zonas de seguridad detalladas anteriormente, debiendo estar adecuadamente señalizadas, con excepción de aquellas zonas que por su naturaleza sean perfectamente visibles e identificables por los cazadores y cazadoras. Con carácter general se prohíbe el uso de armas de fuego, arcos y ballestas en las zonas de seguridad, así como el disparar en dirección a las mismas, siempre que la persona que ejercite la actividad, no se encuentre separado de ellas a una distancia mayor de la del alcance del proyectil, o que la configuración del terreno sea de tal manera que resulte imposible batir la zona de seguridad.
------------0-0-0-0-0-0-0-0-0-------0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0.0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-----0-0-0-0-0-0-0-0--0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-000000000000000000000000000000000000009En los accesos practicables de los caminos públicos que atraviesen o circunden terrenos abiertos o cercados, donde se realicen monterías, ganchos, batidas, batidas de gestión y caza mayor, deberá señalizarse de modo visible, que se está realizando una actividad cinegética con el fin de advertir a toda persona ajena a la jornada de caza. La señalización será responsabilidad del titular cinegético u organizador, instalándose en los accesos a la mancha a batir, debiendo estar las señales efectivamente colocadas al inicio de la acción y ser retiradas una vez finalizada la jornada de caza, con el siguiente texto en blanco sobre fondo rojo: <<peligro, acciÓn="" de="" caza="">> y fecha de celebración perfectamente legible.
Sobre las competencias y funciones de vigilancia corresponde a los Agentes de Medio ambiente u otro personal habilitado, que ostentan a tales efectos la condición de agente de la autoridad, sin perjuicio de las competencias que corresponden a la Policía Autonómica y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, cuya asistencia y colaboración podrá requerirse para asegurar el cumplimiento de esta norma.
Puede que un ejemplo resulte ilustrativo y la casuística puede ser algo más extensa, pero supongamos que, salimos a ejercer nuestra actividad de montaña, el recorrido no requiere ningún tipo de autorización por parte de la administración ambiental y discurre por camino público, saltándonos la duda, sobre la posibilidad que durante el recorrido coincidda con la práctica de una actividad cinegética. Como medida de precaución se puede llamar al cuartel de la Guardia Civil de la demarcación, como mínimo con dos días de antelación, allí nos podrán facilitar información que se tenga ese momento. Durante el desarrollo, estaremos pendiente si atravesamos terrenos cinegéticos, si es un parque natural, por ejemplo, la caza menor está prohibida, pero no la mayor. En el caso de escuchar detonaciones cercanas por armas, o incluso sin llegar a escucharlo, y constatamos la presencia de cartelería indicando que existe peligro por acción de caza y ésta claramente indicado el día de su celebración, no hay que dudarlo un momento, parar nuestra progresión y retroceder. Si fuese el caso contrario, detonaciones cercanas y falta de señalización, se aconseja en ese momento no continuar ni retroceder, buscar una zona claramente despejada, permanecer agachados, si se dispone de chalecos reflectantes hacer uso de ellos y la utilización de silbatos como medida para atraer la atención, dar inmediatamente aviso a la Guardia Civil o Agentes Ambientales dando indicaciones precisas del lugar donde nos encontramos.
Para mayor aclaración a este documento, los textos aquí recogidos son prácticamente una reproducción de los artículos contemplados en el Decreto 126/2017 al objeto de minimizar errores de interpretación, con el fin de ejercer nuestra práctica de una forma segura, responsable y respetuosa, haciendo valer nuestros derechos llegados el caso.

Antonio Joaquín Sánchez Sánchez
Responsable Área de Medio Ambiente

 

PATROCINADORES FAM

                                                            1234

                                                                                589

 

AFILIADOS FAM

                         logofedme2          Logo era-ewv-ferp      convenio reciporcidad   cad logo   LOGO AGESPORT

¡Atención! Este sitio usa cookies por lo tanto tiene que consentir el uso de ellas. Por favor acepte las cookies. Para seguir navegando.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Scroll to top